Beneficios de una huerta casera

Llegó el momento de tener tiempo, inspiración, dedicación a sembrar, cuidar, regar, ver crecer, cosechar, todo lo que beneficie los sentidos propios y los de la familia, por ejemplo:

  • Habrá producción local, en casa, a la mano de tu hogar.
  • Se sembrará en cada miembro de la familia, el valor de cuidar, regar, fertilizar, para entender el proceso de alimentos a pequeña escala.
  • Se destacará y fomentará el contacto con el aire libre.
  • Se reducirán los niveles de estrés.
  • En la mesa se encontrarán alimentos sanos, frescos y sin pesticidas.
  • El lugar donde se habita aportará áreas verdes.
  • Las temporadas de siembra para cada especie se irán marcando a lo largo del aprendizaje.
  • Y se fortalecerán los lazos familiares, será tiempo para compartir.

Las plantas en casa limpian el ambiente y regulan la humedad. Las plantas expulsan dióxido de carbono por la noche, pero el resto del día aportan oxígeno fresco. Además, absorben gases contaminantes, mejoran y purifican el aire y consiguen que el ambiente tenga un poco más de humedad.

¡Todo inicia con una buena semilla, siembra con dedicación, lo que quieres cultivar: flores, plantas aromáticas, con el soporte de Hojar!